Chucrut: qué es, beneficios y cómo prepararlo

El chucrut, también conocido como Sauerkraut, es una preparación culinaria que se elabora a través de la fermentación de las hojas frescas del repollo o de la col. El proceso de fermentación ocurre cuando las bacterias y las levaduras presentes en forma natural en el repollo entran en contacto con los azúcares que libera, produciendo ácido láctico y promoviendo el crecimiento de probióticos, que también se encuentran en productos como el yogur y el kéfir.

Los probióticos son bacterias beneficiosas que mejoran la salud general del organismo, facilitando la digestión y la absorción de nutrientes, y fortaleciendo el sistema inmunológico. El chucrut al ser un alimento fermentado, proporciona todos estos beneficios para la salud.

El proceso de fermentación de este vegetal es el que le proporciona su sabor ácido y su olor característicos, también hace con que todos los nutrientes, vitaminas y minerales que posee estén más biodisponibles que en su forma cruda. Por lo que los beneficios que proporciona para la salud son varios:

  • Mejora la digestión, al ser un alimento fermentado, el chucrut contiene probióticos, los cuales son bacterias beneficiosas que viven en el intestino y mejoran la salud general del organismo. Por lo que su consumo ayuda a aumentar la absorción a nivel intestinal de nutrientes como la vitamina B, calcio y hierro; mejora el proceso de digestión de los alimentos; combate la acidez; favorece la digestión de la lactosa, principalmente en personas con intolerancia este azúcar y; combate el estreñimiento y la diarrea debido a que regula el tránsito intestinal.
  • Algunos estudios indican que el consumo de probióticos podría ayudar a reducir la absorción de grasa a nivel intestinal, favoreciendo la pérdida de peso, sin embargo, es necesario la realización de más investigaciones al respecto.
  • Disminuir el estrés y la ansiedad. Algunos estudios han demostrado que el cerebro y el intestino están ligados, por lo que al ingerir alimentos fermentados ricos en probióticos en la dieta, se ayuda a mantener una flora intestinal saludable, ayudando a disminuir el estrés y a mantener la salud del cerebro.  Además de esto, se ha encontrado que los probióticos ayuda a mejorar la memoria y disminuir los síntomas de ansiedad y depresión.
  • Mantener el sistema inmune. Los probióticos que posee el chucrut hace con que la flora intestinal se mantenga saludable y equilibrada, ayudando a prevenir que sustancias tóxicas entren al organismo y causen una respuesta inmune. Además de esto, los probióticos interactúan con el sistema inmunológico proporcionando señales para promover la maduración de las células inmunes y el desarrollo normal de las funciones inmunes. El chucrut también es rico en vitamina C y hierro los cuales favorecen un sistema inmune saludable.
  • El chucrut es rico en vitamina C, el cual es un potente antioxidante que protege las células del organismo contra el daño de los radicales libres. Asimismo, este alimento también es rico en glucosinolatos los cuales protegen al organismo contra infecciones y poseen acción anticancerígena.
  • Mantiene la salud del corazón. El chucrut es una buena fuente de fibras y de probióticos, ambos ayudan a reducir los niveles de colesterol evitando su absorción a nivel intestinal. Además de esto, posee menaquinona, conocida como la vitamina K2, la cual se cree que ayuda a reducir el riesgo cardíaco previniendo que el calcio se acumule en las arterias.

 

Para obtener sus beneficios debe consumirse crudo, pudiendo agregarse 1 cucharada o 7 a 10 gramos por día a la ensalada o en un sándwich. También puede ser utilizado para acompañar las carnes.

Información extraída de https://www.tuasaude.com/

 

COMO PREPARAR EL CHUCRUT

 

Ingredientes

1 repollo blanco

Sal gruesa (el 2% del peso del repollo)

Especias a gusto (si se desea agregar

 

Procedimiento:

Quitar las hojas externas del repollo. Quitar el tronco del centro y ccortarlo en tiras muy finas.

Pesa el repollo para saber cuánta sal usar

Colocar el repollo picado en un bol grande con la sal gruesa y las especias,  si optaron por ponerle, y con paciencia, apretar el repollo con las manos  durante algunos minutos, hasta que salga el líquido.

Colocar el repollo  en el frasco grande, apretándolo con  una cuchara de madera, para sacar bien  el aire y que el líquido suba por encima del repollo.

Coloca un peso encima para que el repollo quede siempre sumergido en su propio liquido.

Tapar el recipiente, y los primeros días abrirlo y volver a taparlo, porque en el proceso de fermentación se produce CO2 que debe ser expulsado

Guarda el frasco en un lugar fresco y seco, la temperatura ideal es entre 18°C y 20°C. Déjalo fermentar como mínimo por 2 semanas, pero el tiempo depende de tu gusto: cuanto más fermente más blando estará  y más ácido será el gusto.

 

Una vez que ha alcanzado el punto deseado, ponemos el tarro en la heladera,  donde la fermentación se ralentiza mucho.

 

Comparte!