Almendras garrapiñadas

Las almendras son reconocidas como uno de los frutos secos más nutritivos y además de tener un delicioso sabor son muy beneficiosas para la salud, ya que ayudan a prevenir muchas enfermedades.

Ingredientes:

  • 300 gr. de almendras enteras con piel
  • 250 gr de azúcar
  • 300 ml de agua

Preparación:

Es importante que las compres al natural y con su piel ya que las peladas no sirven para esta receta.

Comienza añadiendo a una olla espaciosa el agua, el azúcar y las almendras, coloca a fuego medio alto hasta que el líquido comience a hervir.

Cuando el líquido rompa en ebullición deberás bajar el fuego, es importante que la mezcla se cocine lentamente para que el azúcar caramelice.

Con la ayuda de una cuchara o espátula de madera, remueve constantemente de manera que el azúcar se vaya tornando caramelo. Es importante no dejar de remover.

Al cabo de unos 8 minutos el agua de la mezcla se habrá evaporado por completo y lo que era azúcar se habrá convertido en una arenilla blanquecina.

Deberás continuar removiendo hasta que esa arenilla de azúcar se vuelva marrón y tus almendras tengan el clásico aspecto de los garrapiñados. Cuando lleguen a este punto, apaga el fuego y retira la olla del calor.

En una bandeja, coloca una hoja de papel vegetal y vierte allí tus almendras garrapiñadas.

Deja reposar las almendras un par de minutos y luego, con la ayuda de la misma espátula de madera, ve separando los frutos secos que han quedado unidos para que puedas disfrutar de unas almendras sueltas.

Si quieres guardarlas lo mejor es hacerlo en un recipiente de vidrio hermético, donde podrás conservarlas por más tiempo.

Comparte!