Reunión INDDHH


Querida comunidad, 
con mucha alegría y entusiasmo les comunicamos que el día 4 de Mayo a las 13:00 estaremos presentes en una reunión con la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo.
La alimentación esta contemplada dentro de los Derechos Humanos fundamentales tanto en la Declaración Universal de Derechos Humanos como en nuestra Constitución, derecho humano que las personas celíacas tenemos vulnerado.

Les dejamos aqui el texto completo de la nota presentada.

Quienes deseen acompañar pueden hacerlo portando pancartas o carteles representativos a sus grupos o con leyendas alusivas

#MialimentoMiderecho

 

 

 

Uruguay, 17 de abril de 2018

 

Sres.

Consejo Directivo de la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo.

Presente

 

De nuestra mayor consideración:

                                                                          Los abajo firmantes, integrantes de la Colectividad de Grupos de Celíacos de numerosos departamentos del país, solicitan por este medio ser recibidos por el Consejo Directivo de la INDDHH, a fin de plantear la sistemática y hasta el momento desatendida situación de vulneración de los derechos humanos  que sufren  los enfermos celíacos en el Uruguay.

 

“La consagración del Derecho a la Alimentación adecuada, tiene rango o nivel constitucional, siendo consagrado por vía del Art. 72 como derecho inherente a la personalidad humana.

El derecho a la alimentación comprende:

 a. La disponibilidad de alimento;

 b. Con parámetros nutricionales adecuados.

 c. Obtenible en condiciones dignas.

 

La Declaración Universal de los Derechos Humanos, proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en su resolución 217 A (III), del 10 de diciembre de 1948, expresa en su artículo 25º que “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad”.

Destaquemos que la proclamación refiere a toda persona en condiciones de igualdad, sin distinción de sexo, edad, origen, profesión o cualquier otra base de diferencia.”, citado por Calanchini,J. et al. (2017)[1]

 

Pero este derecho a “un nivel de vida adecuado”, consagrado en el artículo señalado, en el caso de los ciudadanos enfermos celíacos en Uruguay, no se respeta ni se cumple.

En el país, los celíacos no cuentan con la posibilidad de adquirir productos, (especialmente los alimenticios), en cualquier almacén, supermercado, restaurante o bar, que sean sanos, seguros y económicamente accesibles.

Esto ocurre porque no existe una normativa que obligue a la identificación del contenido o no de gluten en los productos (sustancia cuyo consumo está estrictamente excluido de la dieta de los celíacos, en virtud de las consecuencias que su ingesta les provoca), ni una política que impulse la equidad en el acceso a los alimentos y harinas libres de gluten, para quienes padecen esta enfermedad.

A pesar del gran avance que se ha tenido en la oferta más amplia de productos en la última década, es aún escasa la disponibilidad de los mismos, en forma genérica y amplia, casi inexistente, en el interior del país y con un precio que se triplica para los mismos tipos de productos que contienen gluten.

Todo esto conjuga una situación de total e injusta inequidad que viven desde hace años y hasta el momento, los ciudadanos celíacos en el Uruguay.

No pueden consumir con total seguridad ni alimentos, ni medicamentos, contando con una restringida lista de productos, que  frente a los cambios de cada partida pueden perder su inocuidad, en virtud de la imposibilidad de realizar testeos de todas y cada una de ellas, debido al excesivo costo que deben enfrentar los propios celíacos para realizar los análisis.

Por otra parte, tanto la disponibilidad de alimentos, como su costo, los vuelve casi inaccesibles para una importante fracción de la sociedad, sobre todo de escasos recursos y muy especialmente, en el caso de los enfermos celíacos del interior del país, situación que se agrava, al norte del Río Negro.

La marginación señalada, sufrida por una minoría ciudadana tiene un solo sustantivo, conocido como la “discriminación”.

Luego de gestionar todas las instancias posibles de ser realizadas, desde presentaciones ante la Comisión de Salud de la Cámara de Representantes, hasta reuniones mantenidas con la Dirección General de Salud del MSP, con la Subsecretaria del MSP y hasta con el Vicepresidente de la República,  entrega de notas al Sub Secretario del Ministro de Economía y Finanzas  y  en Presidencia de la República entrega de notas dirigidas al Dr.  Tabaré Vázquez, en procura de acciones que protejan la accesible y segura alimentación de los celíacos, único tratamiento posible para enfrentar la enfermedad, agotadas ya todas las posibles vías de revertir los vulnerados derechos aquí señalados; los colectivos de grupos celíacos del país, solicitan una entrevista con el Consejo Directivo del INDDHH, teniendo en cuenta que dicha institución tiene por cometido “la defensa, promoción y protección en toda su extensión, de los derechos humanos reconocidos por la Constitución y el derecho internacional” y  considerando que es competente  para  “conocer e investigar presuntas violaciones a los derechos humanos a petición de parte o de oficio y proponer la adopción de medidas provisionales de carácter urgente con el fin que cese la presunta violación de los derechos humanos y/o impedir la consumación o incremento del daño”; apelamos a lograr, contando con su colaboración e interlocución, la terminación definitiva de las inequidades y la discriminación sufrida hasta el momento, por este colectivo.[2]

Sin mas y a la espera de vuestra amable atención a la presente solicitud, los saludan muy atentamente, en representación de

 

Grupo de Celíacos de Artigas - Sin Gluten – Delegada Verónica Umpierrez

                                                                                                     

Grupo de Celíacos de Cerro Largo – Delegada Isabel Barros    

 

Grupo de Celíacos de Dolores – Delegada Cristina Ferreira   

  

Grupo de Celíacos de Flores –        Delegada María Cristech  

        

           Grupo de Celíacos de Lavalleja – Delegada Tania Zapirita    

   

Grupo Celíacos de Montevideo ACELU – Delegada Susana Tcheckmeyan

                                                                                                     

Grupo de Celíacos de Paysandú – Delegada Daniela de Benedetti

                                                                                                     

Comunidad Celíaca de Río Negro – Delegada Ma.Laura Quiroga

                                                                                                    

Grupo de Celíacos de Rocha – Delegada Ana Ma. Gadea   

    

Grupo de Celíacos de Salto – Delegada Andrea Texeira         

Grupo de Celíacos de San José – Delegada Ana Gabriela  Fernández

                                                                                                    

Grupo de Celíacos de Tacuarembó - ACETA – Delegada Alejandra Pereyra

                                                                                                    

Grupo de Celíacos de Treinta y tres – Delegada Liliana Ledesma

                                                                                                    

Comunidad Celíaca del Uruguay – Delegada Tatiana Salerno  

 

Grupo de Celiacos de Varela – Delegada Liliana Ledesma 

           

Grupo de Celíacos de Young – Silvia Medina                                

 


[1] Dr. Juan Calanchini, Dr. Alejandro Borche y Lic. Gloria Canclini (2017) - ODA- FDER Observatorio del Derecho a la Alimentación Facultad de Derecho-UDELAR - El Derecho a la Alimentación en el marco normativo de Uruguay 1985 -2014

 

[2] “PRINCIPALES INSTRUMENTOS VINCULANTES QUE RECOGEN EL DERECHO A LA ALIMENTACIÓN en Uruguay:

Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (PIDESC) 1976.

Convención de los Derechos del Niño (1989)

Convención sobre la Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (1979)

Convención sobre el Estatuto de los Refugiados (1951)

Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. (2008)

Diversos instrumentos regionales de Derechos Humanos”, citado por Calanchini,J. et al (2017)

Comparte!