Proclama 5 de mayo 2018


Otro 5 de Mayo llegó, y otro año pasó. Las promesas de nuevas leyes que nos aseguren una mejor condición de vida se siguen acumulando, pero quedan ahí: en simples promesas. En simples promesas de un aparato político que decide, conscientemente, invisibilizar la causa celíaca. Siendo testigo y cómplice de que las personas celíacas han de tener vulnerado un Derecho Humano fundamental: la alimentación. 

Los celíacos y celíacas no estamos dispuestos a seguir negociando nuestra calidad de vida. Los Derechos Humanos no se negocian, no se piden, no se solicitan... es nuestro Derecho una alimentación sin gluten a costos razonables y con rótulo de "libre de gluten".

 

Hoy nos unimos aquí, en nuestro día, para públicamente denunciar la situación de inequidad e injusticia que nos encontramos respecto al resto de la población. Por cuarto año consecutivo, las reivindicaciones de esta marcha se repite, dejando en evidencia el nulo avance legislativo al respecto. 

Porque queremos una vida saludable y una posición de igualdad con el resto de la población exigimos:

-Precios accesibles

-Rotulación en todos los alimentos y medicamentos sin gluten

-Control real del MSP sobre empresas productoras de productos sin gluten

-Accesibilidad geográfica a productos sin gluten

-Listado de alimentos y medicamentos sin gluten emitido por el MSP y actualizado

-Obligatoriedad a todo hospital, centros educativos, centro de reclusión, sanatorio, bar/pub/restaurante, clubes sociales y similar contar con un menú libre de gluten

-Análisis de detección de celiaquía dentro de los análisis de rutina

-Publicidad y campañas de concientización/sensibilización de la celiaquía por parte del Estado

-NUEVA LEY CELÍACA REAL Y EFECTIVA.

Por una salud de calidad.

 

Comunidad Celiaca del Uruguay.

Comparte!