MICROBIOTA INTESTINAL


http://calisteniayfitness.com  2 octubre, 2016

Tratamos un tema del que todavía se sabe más bien poco. Sin embargo, los expertos ya aseguran que la importancia de tener una adecuada microbiota intestinal es crucial para poder optimizar de una forma increible nuestra salud.

Pero… ¿Qué es la microbiota? ¿Cómo nos afecta? ¿Existe una conexión entre nuestro intestino y el cerebro? Y lo que más nos importa a todos ¿cómo cuidar nuestra microbiota? Respondemos estás cuestiones a continuación:

 

¿QUÉ ES LA MICROBIOTA?

– Nuestro cuerpo está colonizado por una multitud de organismos vivos que superan en número a nuestras propias células en una proporción de 1 a 10.

– La mayoría de estos microorganismos viven en el tracto digestivo y son las bacterias quienes sustentan cualquier aspecto concebible de nuestra salud.microbioma-humano

 

¿CÓMO NOS AFECTA? 

– Recientes investigaciones empiezan a reconocer que el estado de la flora intestinal es tan importante para la salud humana que se le debe considerar un órgano en sí mismo.

– Hemos evolucionado para tener una relación simbiótica con estos habitantes microscópicos desde los inicios de la humanidad.microbiota-intestinal.jpg

 

FUNCIONES de la MICROBIOTA:

– Interviene en la digestión y absorción de los nutrientes.

– Crea una barrera contra los invasores potenciales.

– Actúa como máquina desintoxicante.

– Influye enormemente en la respuesta del sistema inmunitario.

– Produce y libera enzimas y sustancias importantes que intervienen en tus procesos biológicos (sustancias como vitaminas y neurotransmisores entre otros).

– Te ayuda a controlar el estrés. La flora tiene un notable papel en tu sistema endocrino-hormonal.

– Favorece un buen descanso por la noche.

– LO MÁS IMPORTANTE: Ayuda a controlar las respuestas inflamatorias* del cuerpo.

 

*La inflamación interviene en el riesgo de desarrollar prácticamente cualquier tipo de enfermedad crónica como obesidad, diabetes, cáncer, depresión, autismo, asma, artritis, cardiopatía isquémica, esclerosis múltiple e incluso Parkinson y Alzheimer. De ahí a la importancia de controlar la inflamación con el buen mantenimiento de la microbiota.imagen-semana-40

 

RELACIÓN INTESTINO-CEREBRO:

– Las neuronas presentes en el sistema digestivo son tan incontables que se empieza a referir al conjunto de éstas como “el segundo cerebro”.

– Investigaciones recientes revelan que nuestro segundo cerebro podría no ser “segundo” en absoluto, pues es capaz de actuar de forma independiente del cerebro principal y controlar muchas funciones sin la ayuda de éste.

– Las bacterias intestinales buenas son capaces de producir sustancias químicas cerebrales importantes; como FNDC (proteína que se encarga del buen desarrollo cerebral), GABA (aminoácido que actúa como neurotransmisor) y glutamato (neurotransmisor vital para el sistema nervioso).

 

COMO CUIDAR NUESTRA MICROBIOTA:

– Está bien documentado que cuando la barrera intestinal está dañada, te vuelves susceptible a un amplio espectro de problemas de salud. Incluyendo artritis reumatoide, alergias, asma, eccema, celiaquía, enfermedades inflamatorias intestinales, fibrosis quística, diabetes, autismo, Alzheimer y Parkinson. Es por ello que debemos diferenciar a los enemigos y aliados de la tan increíble microbiota:

– Los enemigos: Gluten y azúcares.

– Los amigos: Probióticos, la fibra dietética, almidones resistentes, AG W-3, aceite de coco, cacao, café, cúrcuma, ayuno intermitente… Dieta rica en productos frescos y no procesados.

 

Gluten:

–  El exitoso investigador Alessio Fasano identificó la ahora conocida relación entre el consumo de gluten y la mayor permeabilidad intestinal e inflamación generalizada en todo el cuerpo. Cuando esta proteína del trigo penetra en nuestro organismo se producen  “agujeros” en el intestino y moléculas que no deberían llegar al torrente sanguíneo lo hacen y elevan los niveles de inflamación en el cuerpo.

– La intolerancia al gluten – con o sin celiaquía – aumenta la producción de citocinas inflamatorias, las cuales son determinantes en los trastornos neurodegenerativos.

– Todos los seres humanos tenemos, en mayor o menor medida, cierto grado de intolerancia al gluten y, por lo tanto, una dieta sin gluten inclinaría la balanza hacia un ecosistema intestinal sano.

 

Azúcar:

– Una dieta alta en azúcares sienta las bases para una “microbiota inflamada”.

– Las dietas altas en azúcares y bajas en fibra alimentan las bacterias dañinas y aumentan el riesgo de permeabilidad intestinal, daño mitocondrial, afectaciones inmunológicas e inflamación generalizada.

– Los picos de azúcar en sangre favorecen la secreción de INSULINA. Nuestra hormona anabólica pero que a la vez fomenta el crecimiento celular, la formación y retención de grasa y el aumento de la inflamación.

– Una dieta que mantiene el azúcar en sangre equilibrado mantiene también el equilibrio bacteriano en el intestino.

slide_36

esquema_permeabilidad_intestinal_aumentada

 

Ya hemos hablado de los principales enemigos de la microbiota pero ahora ¿cuáles son nuestros aliados en la adquisición de una microbiota saludable? Te los presento a continuación:

 

Probióticos: 

– Son alimentos que contienen bacterias beneficiosas para nuestro organismo.

– Se trata de alimentos fermentados: Yogur hecho con cultivos vivos, Kefir, Chucrut (col fermentada), pepinillos, frutas y verduras en escabeche, tempeh (soja fermentada)…

probiotico-antibioticos-flora

Homemade fermented cabbage sauerkraut

 

Fibra dietética:

– Los prebióticos son el “alimento favorito” de las bacterias intestinales.

– La fibra dietética saludable  (prebiótico por excelencia) es fermentada por las bacterias produciendo ácidos grasos que se utilizan como combustible energético para las células del intestino. El ácido butírico es el más beneficioso de estos ácidos grasos por sus propiedades anticancerígenas y antiinflamatorias.

– Una dieta alta en fuentes ricas en fibra (frutas y verduras) alimenta las bacterias beneficiosas y promueve el equilibrio adecuado de ácidos grasos (ácido butírico) que mantienen en buen estado el revestimiento intestinal.12578713_s

 

Comparte!