La importancia del magnesio en la celiaquía


Los electrolitos son los elementos químicos con carga eléctrica presentes en el organismo, absolutamente necesarios para desarrollar correctamente todas las funciones corporales.  Son el sodio, potasio, cloruro, fósforo, calcio y magnesio.

Sin embargo, tradicionalmente a éste se le ha dado menor importancia que al resto. Se le llama el electrolito olvidado, lo cual le reniega a una condición injusta, ya que es el 4º metal más abundante después del calcio, fósforo y potasio, y forma parte de más de 300 reacciones bioquímicas que ocurren en nuestro cuerpo.

Además, es particularmente importante en la enfermedad celíaca.

El magnesio obtenido a través de la dieta se absorbe en el intestino delgado, y sabemos que es la parte del cuerpo que nosotros tenemos comprometida. De hecho, hay estudios que, mediante el análisis de las heces, señalan una pérdida masiva de magnesio en pacientes celíacos no tratados. No obstante, siguiendo la dieta libre de gluten se revierten los efectos.

 

¿Y dónde está el magnesio?

Está en la sangre, pero seguramente no en el porcentaje que creías. Menos de un 1% se encuentra ahí, y el resto dividido entre los huesos y los tejidos.

 

En magnesio en los huesos

Es muy posible que personas que tienen la enfermedad celíaca y no lo saben (o no siguen la dieta libre de gluten) tengan problemas óseos. No es novedad que la celiaquía está íntimamente ligada a la osteoporosis, y aquí tiene un papel fundamental el magnesio.

Se observó que mujeres celíacas con osteoporosis, siguiendo la dieta libre de gluten y tomando suplementos de magnesio (que antes no absorbían por el daño intestinal), mostraron un aumento de la densidad ósea muy significativo.

La relación directa con el metabolismo del calcio es evidente, pues ayuda a fijarlo también en los dientes.

 

El magnesio en los músculos

¿No te daban calambres musculares antes de tener el diagnóstico de celiaquía? Es un síntoma muy frecuente, y, es que si los niveles de magnesio son bajos, los músculos no funcionan todo lo bien que deberían. También ayuda a que tengamos energía y podamos practicar deporte sin cansarnos, y mejora el rendimiento

 

El magnesio en el corazón

Actúa sobre el sistema nervioso ayudando a regular los latidos cardíacos, porque interviene en el proceso de relajación del músculo, lo cual evita las arritmias. Además, media en la regulación de los líquidos corporales, lo que mantiene estable la tensión.

 

El magnesio en el cerebro

Neurológicamente, también lo necesitamos. Su deficiencia provoca alteraciones de melatonina, lo que causa insomnio. También, al provocar la relajación de los músculos, induce al sueño, y se ha comprobado su eficacia como analgésico contra el dolor y como prevención de los derrames cerebrales.

 

El magnesio en las enfermedades autoinmunes

También se ha estudiado la implicación de este electrolito en las enfermedades autoinmunes, entre las cuales se encuentra la celiaquía. Se ha demostrado que tiene un papel central en este tipo de enfermedades, ya que actúa reduciendo la inflamación e interactúa con la vitamina D para modular el sistema inmunológico, aportando una protección extra a personas inmunológicamente deprimidas.

 

¿De dónde se saca el magnesio?

Se necesitan en torno a 300-400 miligramos  al día para tener unos niveles adecuados. Comiendo con o sin gluten, el magnesio puede obtenerse de la dieta.

Este metal no sólo es importante para el humano, también para las plantas, porque sin él no pueden hacer la fotosíntesis. Por tanto, espinacas, acelgas, aguacates, coles…son muy buenos aliados. Frutos secos como las nueces y las almendras, o legumbres como las alubias también tienen cantidades altas.

El trigo contiene bastante Mg, pero también el arroz, el mijo y el maíz, así como la harina de soja, por ello no consumir gluten no tiene nada que ver.

 

Síntomas de falta de magnesio

Al haber tan poco magnesio en sangre, no puede evaluarse su carencia mediante el análisis. Por ello, es la sintomatología la que nos puede revelar si nuestro cuerpo necesita más de este mineral.

 

Algunos de los síntomas que puede ocasionar su falta son:

-Calambres musculares

-Dolor de cabeza

-Espasmos y dolores

-Taquicardias

-Caries

-Insomnio

 

http://celicity.com

Comparte!