Consejos a tener en cuenta al cocinar para celíacos


Si vas a cocinar para algún celíaco, además de fijarte bien en las recetas y cada uno de los componentes de sus ingredientes, hay ciertos detalles a la hora de llevar a cabo la preparación que debes tener muy en cuenta

Cocinar para un celíaco no es tan sencillo como parece, ya que no basta con examinar con detalle la composición de los alimentos. Para las personas que padecen celiaquía, su rutina culinaria puede estar ya algo mecanizada, pero cuando preparar la comida para una persona celiaca es nuevo para alguien, se deben tener en cuenta algunos detalles.

Se debe tener especial cuidado con la contaminación cruzada a la hora de cocinar para un celíaco

Uno de los grandes problemas que acechan al cocinar para celíacos, además de los propios ingredientes, es la contaminación cruzada. Este término hace referencia al contacto de un alimento con sustancias ajenas, como puede ser el caso de un alimento ya preparado, cuyas posibles bacterias ya han sido erradicadas mediante la cocción, con uno crudo. En este caso, el riesgo de la contaminación cruzada hace referencia a que los alimentos específicos para celiacos entren en contacto con trazas de alimentos genéricos que puedan contener gluten.

Al ir a cocinar para un celíaco y para evitar esa contaminación cruzada en concreto, se debe empezar por tener cuidado con los materiales. Los cubiertos y accesorios de madera, por ejemplo, están constituidos por un material poroso, lo que favorece la presencia de restos entre las fibras de su material. Cucharas, tenedores o tablas de madera deberían ser evitadas en este caso y pueden ser fácilmente sustituidas por accesorios de plástico o metal.

Así como normalmente ya se recomienda no utilizar una misma tabla para alimentos crudos y alimentos cocinados, al cocinar para celíacos es importante utilizar al menos una tabla para el pan y otra para el resto de los alimentos.

En todo caso, es indispensable limpiar cada utensilio, con agua y detergente, tras entrar en contacto con cualquier ingrediente o preparación.

¡Ojo con los electrodomésticos!

Cada paso a dar en la cocina debe ser premeditado al cocinar cualquier preparación para un celíaco, ya que hasta tostar una rebanada de pan puede acabar en susto. Tostadoras, hornos, sartenes… los electrodomésticos de la cocina, aunque sean limpiados con asiduidad, pueden esconder restos de preparaciones anteriores entre sus recovecos. Lo mejor en este caso es introducir el pan en una bolsa de papel y meterlo al horno directamente en la bolsa. Otra opción es envolver la comida en papel de aluminio.

En el caso de utilizar aceite para freír es imprescindible cambiarlo de una preparación a otra. Si has freído cualquier alimento empanado, lo más probable es que el aceite contenga trazas suspendidas.

Y a la hora de comer, ya que no solo es importante cada movimiento al cocinar, si compartes mesa con un celíaco, lo mejor es no poner el picoteo en un mismo recipiente y bajo ningún contexto se debe introducir un cubierto usado en un plato común.

http://diariovasco.com

Comparte!