Consecuencias de no seguir una dieta sin gluten


Cuando a un celíaco le dice su médico que sí que existe tratamiento para su enfermedad, se fragua la esperanza de que con una pequeña pastillita se pueda seguir almorzando el bocata de fuet de cada día. Sin embargo, cuando le dice que ése tratamiento es la dieta sin gluten estricta y para toda la vida, las cosas cambian. Son palabras fuertes…Estricta, y para toda la vida…Parece hasta imposible de hacer, pero hay que hacerlo.

Ya hemos hablado en otras ocasiones del peligro que conlleva para un celíaco ingerir mínimas partículas de gluten. Hay celíacos asintomáticos que aunque se coman un paquete de harina de trigo a cucharadas, no van a notar nada, y hay otros muchos que al entrar en contacto el gluten con su sistema digestivo, empiezan a desencadenar una serie de reacciones como: sarpullidos en la piel, mareos, vómitos, o diarreas.

A nadie le resulta agradable estar 3 días en la cama recuperándose de una contaminación por gluten, (a pesar de que hay celíacos que se saltan la dieta conscientemente), pero son 3 días, y luego vuelve a su vida normal. Esto son las consecuencias a corto plazo.

 

Hoy hablaremos de las consecuencias que tiene saltarse la dieta sin gluten sistemáticamente. Recordamos que por tener pequeñas contaminaciones puntuales (algo bastante inevitable a no ser que vivas en una burbuja aséptica) no se desarrollan las enfermedades que comentaremos a continuación. Si algo bueno tiene la celiaquía es que con la dieta sin gluten el organismo funciona perfectamente (o casi…). 

 

ENFERMEDADES POR MALABSORCIÓN DE NUTRIENTES

Recordemos que, aunque se tomen aportes vitamínicos, las vellosidades estarían dañadas e igualmente no se podrían absorber.

-Anemia: La anemia es una condición hematológica por la cual baja el recuento de glóbulos rojos sanos en sangre, que son los encargados de suministrar oxígeno a todo el cuerpo. Como consecuencia, se producen varios síntomas que van desde mareo o cansancio, a dificultades para respirar y desmayos.

Los glóbulos rojos se crean en la médula, y para crearlos el cuerpo necesita hierro, vitamina B12 y ácido fólico. En el caso que nos atañe, al estar dañado el intestino por el consumo recurrente de gluten, se produciría la malabsorción de nutrientes que desemboca en unos niveles muy bajos de estos nutrientes y la consecuente creación de glóbulos rojos.

 

– Osteoporosis: También debida a la malabsorción, en este caso del calcio, y otros minerales como el manganeso o el zinc. La osteoporosis consiste en una enfermedad del sistema esquelético, que cursa con una disminución de la masa ósea y deterioro de la estructura de los huesos, produciendo finalmente la fractura de éstos por debilidad.

Aunque es una enfermedad eminentemente de mujeres, los hombres también pueden desarrollarla, especialmente si su aporte diario de calcio es prácticamente inexistente debido al daño intestinal.

– Alteraciones neurológicas: 
Pérdida de memoria, parestesias (adormecimiento de las extremidades), ataxia (descoordinación de los movimientos) y vértigos, fudnamentalmente. Se produce por el déficit de B12 o cianocobalamina, una vitamina íntimamente relacionada con el correcto funcionamiento del sistema nervioso.

 

ENFERMEDADES DIGESTIVAS

 

Las dos primeras se producen secundariamente a la inflamación intestinal: Los ácidos del estómago no son capaces de pasar correctamente al intestino delgado, produciendo daños en la mucosa.

– Gastritis: La gastritis es una inflamación del estómago (crónica o aguda), que cursa con vómitos (en ocasiones con sangre) y dolor abdominal.

-Úlceras: Es una herida parecida a una llaga, de unos 0,5-1,5 mm, en la pared estomacal o del duodeno.

-Cáncer: Se ha comprobado que si se sigue la dieta sin gluten, la probabilidad de desarrollar un cáncer digestivo se iguala a la del resto de la población, pero que los celíacos (si no hacen la dieta) sí presentan mayor incidencia de este tipo de tumores malignos.

Por ejemplo, se tiene hasta 5 veces más de probabilidad de desarrollar linfoma no Hodgkin (cáncer del sistema linfático), debido a la inflamación intestinal. Otras correlaciones encontradas hablan de cáncer del intestino delgado, el cólon, o la lengua.

 

ENFERMEDADES DERMATOLÓGICAS

En muchas ocasiones el diagnóstico de la celiaquía se produce por problemas cutáneos que tienden a desaparecer por completo tras la supresión de la ingesta de gluten, pero que vuelven a manifestarse una vez se retoma. 

Dermatitis herpetiforme: Se presenta en 1 de cada 4 celíacos. Es una enfermedad de la piel que cursa con ampollas pruriginosas, generalmente distribuidas en las extremidades y el tronco.

Alopecia: Bien sea por malnutrición o porque el folículo piloso se ve atacado, se han observado varios casos de alopecia en pacientes celíacos, especialmente en niños

 

ENFERMEDADES HEPÁTICAS

Se originan por la subida de transaminasas, algo característico de los celíacos que no siguen la dieta sin gluten. Pueden desembocar en:

Insuficiencia hepática: Es la incapacidad del hígado para sintetizar y metabolizar proteínas, grasas, etc. Puede cursar con ictericia (coloración amarillenta de la piel).

CirrosisConsiste en el daño y destrucción de las células del hígado que tiene como consecuencia el mal funcionamiento del mismo. 

 

OTRAS ENFERMEDADES AUTOINMUNES

Los celíacos tienen hasta 10 veces más de posibilidades de desarrollar una enfermedad autoinmune que el resto de la población. Las consecuencias de saltarse la dieta pueden originar:

Diabetes Tipo 1: También conocida como Diabetes Mellitus Insulinodependiente, se produce porque el sistema inmunitario ataca al páncreas, haciendo que no produzca la insulina necesaria para metabolizar la glucosa. Entre un 4% y un 8% de los celíacos la padecen, y se ha demostrado que si se exponen al gluten crece significativamente el número de anticuerpos anti-islotes pancréaticos, o ICA, muy elevados en diabéticos. 

Desordenes tiroideos: Las células autoinmunes atacan a la glándula tiroidea
provocando alteraciones hormonales y cambios en el peso de la persona. Los más frecuentes son la Enfermedad de Graves y la Enfermedad de Hashimoto.

Hepatitis autoimune: El propio cuerpo ataca a las células del hígado ya que las considera dañinas. El tratamiento está destinado a reducir la inflamación, y en ocasiones puede ser necesario el trasplante del órgano. 

 

ENFERMEDADES GINECOLÓGICAS 

Muchas mujeres han padecido alguna de estas condiciones, y al seguir una dieta sin gluten, afortunadamente se han revertido. 

Infertilidad: El déficit de nutrientes (por ejemplo ácido fólico) causa desequilibrios hormonales que en muchas ocasiones hacen que la mujer tenga severas dificultades para quedarse embarazadas. Es algo muy común (se calcula que hasta un 6% de celíacas), y es recomendable que las mujeres que presenten estos problemas se hagan las pruebas para descartar la celiaquía. 

Abortos de repetición: Los anticuerpos generados en respuesta a la presencia del gluten dañan el tejido trofoblástico, que son las células que durante la gestación se convertirán en la placenta (órgano encargado de suministrar nutrientes al feto). Esto provoca que la implantación del embrión se vea comprometida, y que hasta un 15% de las mujeres celíacas sin diagnóstico tenga abortos recurrentes.

 

ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

Un estudio de la Fundación Española del Corazón (FEC) refirió que los celíacos tienen el doble de probabilidades de desarrollar enfermedades coronarias que el resto de la población. Por ejemplo:

Infarto cerebral y de miocardio:   El proceso inflamatorio intestinal causa arterioesclerosis debido a la segregación de mediadores inmunes en el torrente sanguíneo. La arterioesclerosis es una afección por la cual se acumula placa dentro de las arterias, causando engrosamiento de las mismas, y limitando el aporte de oxígeno, lo que puede desembocar en infartos.

Hemos visto varias posibles complicaciones que pueden derivarse de no seguir una dieta libre de gluten siendo celíaco. Esto no quiere decir que los celíacos que hacen transgresiones vayan a padecerlas, sino que las probabilidades aumentan. 

Recordemos que hay que seguir una dieta libre de gluten, pero no hay que obsesionarse con ello. Hemos de intentar  seguir llevando una vida social normal y tener en cuenta que nuestro tratamiento es la dieta, aunque que las posibilidades de pequeñas contaminaciones son una realidad. El anterior artículo se refiere a transgresiones sistemáticas e ingestas masivas de gluten por parte del celíaco. 

http://celicity.com

Comparte!