Celiaquía: síntomas, grupos de riesgo y diagnóstico


3 de cada 4 celíacos no saben que lo son. Y 1 de cada 100 personas es celíaca. ¿Sabes que sintomatología provoca la intolerancia al gluten?

 

Un alto porcentaje de pacientes (75%) siguen sin ser diagnosticados, por los que te proponemos una serie de síntomas que deberían hacer que te plantearas una visita clínica para descartar o reafirmar dicha intolerancia.

Sintomatología atípica

El problema es que hay veces en que los síntomas son atípicos o se encuentran en fase “off”. Sin embargo, los síntomas más comunes son:

  • anorexia (pérdida del apetito)
  • pérdida de peso involuntaria
  • fatiga y cansancio crónico
  • vómitos y náuseas
  • diarrea e incluso estreñimiento
  • flatulencias y distensión abdominal
  • retrasos de crecimiento en menores
  • anemia
  • alteraciones en el caracter (apatía, letargia, tristeza, irritabilidad, depresión…)

El ministerio de Sanidad elaboró una guía para el diagnóstico precoz de la celiaquía, poniendo énfasis en una serie de indicadores que es necesario controlar para llevar a cabo el diagnóstico.

Síntomas de la celiaquía en función de la edad

Niños pequeños y edad de crecimiento: padecen problemas digestivos y retraso en el desarrollo. Además suelen presentar irritabilidad, cambios de humor y falta de apetito.

En adolescentes y menores que se encuentran en la pubertad se dan anemias ferropénicas, retraso en tallas y alto conteo de transaminasas sin justificación previa alguna.

En la edad adulta el síntoma clásico es la diarrea de carácter persistente, acompañada de una malabsorción de nutrientes y, por ende, una reducción involutaria de peso.

Celiaquía y grupos de riesgo

Hay grupos que tienen más predisposición que otros en padecer la enfermedad:

  • Familiares de primer grado
  • Personas que sufren algún tipo de cromosomopatía (síndrome de Down, por ejemplo)
  • Personas que sufren enfermedades autoinmunes (diabetes I, problemas tiroideos)

También es importante un diagnóstico si se presentan alguno de estos problemas:

  • mujeres en edad de gestación que presentan anemia de tipo ferropénica
  • mujeres que presentan abortos recurrentes
  • personas con transaminasas elevadas
  • personas que presentan osteopenia/osteoporosis

Exploraciones y diagnóstico

La mayoría de las veces el diagnóstico no se realiza en la primera visita, debiéndose someter el paciente a exploraciones y pruebas adicionales. Es importante indicar al facultativo el historial sobre problemas relacionados con heridas bucales, cambios de humor, cansancio, dolores crónicos y pérdida de apetito.

Cuidado con los ardores y la saciedad precoz

Son dos síntomas muy comunes, junto al dolor o ardor epigástrico asociados con flatulencia e hinchazón abdominal. Si los síntomas no cesan deben realizarse las pruebas empíricas pertinentes con tal de reafirmar la hipótesis.

Analizar las deposiciones

En muchas ocasiones suele diagnosticarse como síndrome de intestino irritable cuando en realidad lo que se presente es una intolerancia al gluten. Estos diagnosticados es necesario que sean correctamente validados. Suelen coexistir distensión, ruidos estomacales, deposiciones mezcladas con gas y flatulencias. Incluso el estreñimiento crónico puede ser causa de la enfermedad celíaca.

http://www.vitamina301.net/

 

Comparte!