AUDIENCIA con el INDDHH y Defensoría del Pueblo


AUDIENCIA con el INDDHH y Defensoría del Pueblo –

Uruguay - 4 de mayo de 2018

 

Ante el hecho incuestionable de que en la Constitución de la República de 1967, el Uruguay reconoce de forma implícita y en el marco de los derechos fundamentales más amplios, el derecho a la alimentación, al asegurar el derecho a la vida, y responsabilizar al Estado de la legislación en materia de higiene y salud consagrados en sus capítulos I (artículo 7) y II (artículo 44). Y que la defensa de este Derecho Humano a la Alimentación, en el Uruguay se remonta al año 1945 con la adopción de la Carta de las Naciones Unidas y con la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) en 1948 (artículo 25.1), en donde se consagra que: “Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios…” Y que para amparar aún más este derecho, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, estableció que el derecho a la vida, obliga a los Estados Parte a adoptar todas las medidas posibles para cumplir con los compromisos asumidos (CDESC, 1982) y el 5 de febrero de 2013, Uruguay se convirtió en el décimo Estado Parte del Protocolo Facultativo del PIDESC, que determinó su entrada en vigor como instrumento internacional adicional al Pacto Internacional de Derechos Económicos Sociales y Culturales que establece un mecanismo para que las personas, o grupos de personas puedan presentar casos de violación a los derechos económicos, sociales y culturales ante el Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la Organización de las Naciones Unidas (CDESC de la ONU), con su declaración de que: “El derecho a la alimentación adecuada se ejerce cuando todo hombre, mujer o niño, ya sea sólo o en común con otros, tiene acceso físico y económico, en todo momento, a la alimentación adecuada o a medios para obtenerla. El derecho a la alimentación adecuada no debe interpretarse, por consiguiente, en forma estrecha o restrictiva asimilándolo a un conjunto de calorías, proteínas y otros elementos nutritivos concretos”. (CDESC, 1999, párrafo 6). Es que, en conocimiento de la legislación vigente y estos acuerdos firmados por el Uruguay, y agotadas ya todas las posibles vías de solución que durante décadas los celíacos de este país realizaron, a través de reclamos presentados ante el Poder Ejecutivo y Legislativo, agrupaciones y asociaciones de Celíacos de Artigas, Salto, Paysandú, Rivera, Tacuarembó, Río Negro, Treinta y Tres, Lavalleja, Flores, San José y Montevideo, se presentaron ante el Instituto Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo con una denuncia de vulneración de derechos e incumplimiento de acuerdos efectivamente suscriptos por el Estado Uruguayo, que atentan contra la salud y la vida de los ciudadanos Celíacos del Uruguay. El INDDHH recibió a la delegación del mencionado colectivo en su sede, que le hizo entrega del documento con las firmas de las mencionadas agrupaciones, así como una exposición clara, sentida y realista de la EFECTIVAMENTE difícil situación que viven los celíacos en este país, ante diversas problemáticas entre las cuales se destacó la falta de diagnóstico de la enfermedad y la indisponibilidad de productos manufacturados seguros y alimentos accesibles (económica y físicamente) que sufren los celíacos y con mayor gravedad, los residentes en el interior del país, en un acto de flagrante inequidad social. El INDDHH, se comprometió a estudiar el caso, contactarse con las autoridades correspondientes, volver a reunirse con los denunciantes, y con todos los elementos de juicio ya evaluados, asesorar al colectivo de celíacos sobre las probables vías de solución, sin descartar la posibilidad de emitir una declaración que refleje la opinión del INDDHH, al respecto de la situación planteada. Esperamos con optimismo, que esta no se constituya en otra frustrada gestión de este perseverante, laborioso e indeclinable colectivo, teniendo en cuenta la actitud con la que fue recibido y escuchado!!!!

 

María Laura Lacuague.

Comparte!